miércoles, 2 de marzo de 2011

Vinos y turismo en la Comunidad Valenciana

Después de acudir por segundo año consecutivo a el II Foro de Enoturismo de la Comunidad Valenciana, organizado por el certamen ferial TCV de Feria Valencia, he llegado a la conclusión de que el vino y las bodegas de la Comunidad Valenciana tienen aún mucho por recorrer para convertirse en un referente en el panorama del turismo del vino e interior.


Por todos es sabido que la Comunidad Valenciana ofrece una amplia carta de recursos turísticos y especialmente enfocados al turismo de playa. Ofertas como la Costa Blanca o la Costa del Azahar, lo que fué la Copa América o el actual Gran Premio de Formula Uno en Valencia, hacen que toda la demanda se concentre en estos puntos de la Comunidad, olvidándose de que el turismo de interior y sobre todo el que se relaciona con el vino, también es una opción, no solo a nivel enológico y gastronómico, sino cultural y de grandísimo valor paisajístico y medio ambiental.

Si relacionamos en turismo con una amplia variedad de destinos distintos de interior en torno al mundo del vino tenemos una oferta enorme. Desde la costa de Alicante con las bodegas de los vinos de moscatel, pasando por el interior de esta provincia, la zona de Alforins (DO Valencia) con la recién estrenada asociación Terres dels Alforins, la Ruta del Vino Utiel-Requena y hasta la zona norte de la província de Castellón con el Pla de Les Useres como referente en esta zona.


Desde la Comunidad Valenciana tenemos el privilegio de contar con antiguos lagares y de nueva creación en los últimos años, que han realizado un esfuerzo importante en modernización y elaboración de vinos de calidad que están siendo reconocidos a nivel internacional a través de las variedades y marcas que buscan un hueco en los mercados para vender su vino, ahora también es importante que exploten, a través de visitas un escenario, que en algunos casos proviene de siglos atrás, la riqueza cultural, paisajística y enológica a través del turismo.


Algunos lugares se encuentran en el interior y desde luego comunicados por infraestructuras vertebradoras (AP-7, A-3, A7 e incluso AVE...), lo que se trata es que el turismo tenga la oportunidad de visitarlas y conocerlas, junto a un variado paquete de ofertas gastronómicas y culturales, de manera que los turistas sean capaces de aumentar la riqueza de las comarcas, que como digo no tienen desperdicio en riqueza medioambiental y aún más, poder catar los vinos que luego podemos comprar conociendo de primera mano todo el proceso de elaboración.

Conlcusión, queda mucho por hacer y la administración debe conocer que las personas de estas regiones están dispuestas a trabajar de forma muy activa en pro de la dinamización econonómica y cultural, y el apoyo debe estar acorde con su potencial.

2 comentarios :

Alicia Estrada dijo...

Muchas gracias por tu resumen y tus valoraciones sobre la jornada de enoturismo.

Tenéis todos los factores para que el enoturismo sea una excelente alternativa al sol y playa y tenéis sobre todo muchos turistas y visitantes en la costa que fácilmente se podrían desplazar hasta los territorios de vino para conocer vuestro enoturismo y vuestra gastronomía.

Quizás lo único que falta es comercializar todo eso. ¡Hay que venderlo! no basta con tenerlo.

Salud y hasta pronto,

Alicia Estrada
www.vinoturismo.blogspot.com

Mario dijo...

Sin duda el enoturismo es un gran reclamo para el turismo en la Comunitat Valenciana.