miércoles, 10 de octubre de 2018

La Rioja, cuando el vino es cultura

De manera ancestral la península ibérica es parte de la civilización occidental dónde la Cultura del Vino está arraigada desde hace más de 2.500 años, vestigios no faltan, y quizá hoy por hoy en La Rioja podemos encontrar uno de los referentes que aglutina esa historia que ha estado presente en nuestras vidas y que quizá no nos hemos dado cuenta que es parte de nuestro modo y manera de vivir.

Tres días para disfrutar es el resumen de nuestro 'blogtrip' a La Rioja. Octubre, tras las fiestas de San Mateo, un mes de vendimias por antonomasia en esta región vitivinícola, te hacen sentir que todo esta listo, el aire huele diferente, los colores del campo son intensos, el ir y venir de los tractores, las bodegas abiertas y mucho movimiento con un solo fin, recoger los preciados frutos de la vid para que en los lagares y bodegas comience el proceso de la fermentación que nos convertirá el dulce néctar del fruto de la vid, en fabulosos vinos que deleitarán nuestro paladar.



Nuestra experiencia empezó en la propia capital, Logroño, moderna pero a la vez recogida, una capital dónde vivir a otro ritmo. Sus fabulosos parques, el paseo del río, las bodegas urbanas, su fabulosa catedral y las mejores calles donde degustar cualquier vino riojano y deleitarse con pinchos y tapas que acompañan en la noche del fin de semana.

La calle del Laurel, en pleno centro de la capital riojana, merece una parada y disfrutar de cualquier vino riojano que puedas imaginar y además con una buena selección de tapas, desde las más elaboradas hasta las más sencillas basadas en un trozo de pan y unos champiñones a la plancha, por ejemplo. Destacar los vinos blancos, que a pesar de, que en la zona, se elaboran más tintos, siempre te dan la frescura que muchas noches aún del principio del Otoño es necesaria para un disfrute total de este deleite gastronómico.

Hay que pensar que el viaje no es corto si se viene de lejos, y cuando hueles el ambiente directamente te estás mimetizando con una manera de disfrutar de la Cultura del Vino a través de algo tan nuestro como es ir a tomar vinos y que cada día nos gusta más quienes apreciamos los momentos más sociables de nuestra vida.

Tras la primera impresión, hay que descansar y prepararse para la siguiente jornada, porque sólo es el principio de una interesante visita en la que es necesario estar bien despierto y con los sentidos agudizados para disfrutar de un viaje al mundo del vino.

La parada del día siguiente consistía en desplazarse al municipio de Briones, situado al oeste de Logroño, concretamente a 30 km. de la misma. Allí fuímos directamente al complejo enoturístico y cultural Vivanco.

Este precioso espacio es el principal centro de la Cultura del Vino en nuestro país, la familia Vivanco, aparte de elaborar vinos riojanos que no te dejan indiferente, pone a disposición del visitante 4000 m2 de exposición sobre la cultura del vino. Gestionado por una Fundación, cinco salas, más un jardín de variedades en el exterior, se pueden visitar sin perder detalle.



El museo es un retazo de la historia vitivinícola condensada en diferentes contextos, la Sala 1 es dónde paseamos por la diferentes culturas y el cultivo de la vid, es dónde empezó todo. La Sala 2 es muy instructiva y podemos conocer como se fabrica una barrica o incluso el vidrio y la botella. En la Sala 3 se detiene en mostrar qué es una bodega y cómo se trabaja en ella. La Sala 4 es plenamente una galería de arte, como el hombre entendió el mundo del vino a través de pinturas, esculturas, arqueología, con obras clásicas, de pintores como Sorolla, Picasso, Miró,... La Sala 5 denominada Abrir, servir y beber se puede encontrar una gran colección de sacacorchos y un repaso por el servicio del vino.



Todo esto si se acompaña por la bodega visitando el lugar donde se elaboran y crían los vinos que Vivanco elabora, que culmina con una cata de vinos en la propia bodega, te hacen sentir que el mundo del vino es un gran sector económico y social de las regiones vitivinícolas del un país.

Tras una jornada agotadora, llega el tiempo de degustar una buena gastronomía y  disfrutar de otros vinos, y pusimos camino a visitar otras zonas de este bonito lugar. Parada obligatoria Haro, capital de La Rioja Alta, visitar su estación y comer en algunos de sus afamados restaurantes.

Elciego y Laguardia, ya en la Rioja Alavesa también es un 'must' de un viaje lleno de color y sabor, deleitarse con pintxos, vinos de maceración carbónica Tempranillos o blancos con barrica de uvas como la Viura o Malvasía son placeres que satisfacen el paladar de cualquier persona capaz de apreciar un buen vino en buena compañía y en un lugar apropiado.









jueves, 22 de marzo de 2018

Toro Albalá donde la Pedro Ximenez se convierte en culto

Probáblemente a todo el mundo le suene la uva Pedro Ximénez, una variedad que suele asociarse con vinos dulces y de postre, efectivamente no va por mal camino esta acepción, pero en la campiña cordobesa la utilización de esta uva va más allá de los vinos dulces.


Si viajamos al corazón de la D.O. Montilla-Moriles nos encontramos que en medio de un mar de olivos hay un mar de viñas, algunas viñas de porte robusto, y no es para menos si observamos los pesados racimos que la Pedro Ximénez ofrece a sus viticultores, cuentan que es una variedad proveniente de las laderas del Rinh, y que un tal Peter Siemens, huyendo del Emperador Carlos V, la trajo a la campiña cordobesa hacia el siglo XVI, donde su adaptación al clima más cálido de la península fue total.



Bodegas antiguas en andalucía las hay, algunas com Alvear son templos con solera, pero la de Toro Albalá, regentada por un hombre inquieto y repleto de sabiduría como D. Antonio Sánchez, es un lugar para visitar, pequeña, coqueta y repleta de joyas. Joyas enológicas y joyas antiquísmas arqueológicas, industriales y un retazo de historia en su sala de catas y de crianza más alta de España.


D. Antonio tiene muchas inquietudes y además de tener el privilegio de tener los vinos más premiados por la Guía Parker, es un coleccionista y arqueólogo muy reputado. Centrados en la bodega, fundada oficialmente en 1922, aunque se está documentando que su fundación es anterior, está situada en una antigua central eléctrica, una bodega en desnivel pequeña, donde se van encontrando diferentes departamentos como el almacen, ubicaciones de barricas casi al aire libre donde se produce Amontillado y Oloroso en un entorno de 'sufrimiento' con botas de 500 litros de más de 60 años, sala de catas y formación con un fantastico museo con colecciones de libros de enología, euipos de laboratorio, copas, restos arqueológicos y en lo alto, 50 barricas de 500 litros con un sistema de tuberias interconectadas donde por cada 50 gotas de vino se obtienen 3,6 gotas, es una manera de darse cuenta de la merma que tienen estos vinos con este sistema crianza y como es una manera muy costosa de obtener grandes vinos.


La zona de artesanales es un lugar pequeño, pero es el alma de las joyas embotelladas, allí es donde las viejas cosechas, el producto Selección y Convento Selección se embotellan y se cuidan con especial mimo de manera artesanal, así pues las botellas son etiquetadas a mano, con etiquetas especiales como la doble de Selección o la de madera de Convento selección, se lacran los tapones y se les adjunta una pipeta con una muestra del preciado elemento. Vinos como el Don PX Dulce 1986, o el de 1946 todo elk proceso manual e incluso la numeración, para que el producto se vista con las mejores galas.

La sala central de barricas es pequeña, puede que tenga unas 500 barricas de diferentes tamaños, muy viejas, una bodega casi subterránea, con sus hileras de barricas formando soleras y criaderas, allí se cría el Fino Eléctrico En Rama o en viejo Amontillado Marqués de Poley y como no, joyas de vino dulce Pedro Ximenez que llevan más de 30 años en botas viejísimas y que cuentan con el privilegio de estar entre los mejores, únicos y raros vinos del mundo, añadas desde 1922.


Conseguir estos excepcionales vinos supone una magnífica cosecha y exigente selección de uvas Pedro Ximénez, soleadas en alfombras de fibra de coco, en la cálida campiña cordobesa, por el cual mediante evaporación la uva se deseca y se obtiene un fruto que necesita una prensa de 300 atmosferas para obtener menos de 3 /4 de litro de 50 kg de uva, para pasar a barricas viejas que antes han tenido otros vinos viejos durante 30 años, donde ese color del mosto marrón miel pasará a tonos oscuros azabaches, obtenidos por la reducción y concentración dentro de la barrica y obtener diferentes vinos, como Don PX 1986 con sus aromas a café y cacao, o las notas exóticas de curry y pimienta negra de 1973 o la elegancia de 1946 con recuerdos a canela, cítricos, vainillas, dulzuras que no pierden ni un ápice de frecura a pesar de tener tantísimos años encerrados en el fondo de la bodega.
 

Un verdadero placer para los sentidos y una verdadera experiencia que gracias a su director comercial José María Raya hemos podido disfrutar este mes de marzo con auténtica

viernes, 22 de diciembre de 2017

Visita a Vins Nadal en el corazón de Mallorca

Visitar Mallorca no solo es difrutar de sus encantos como isla mediterránea, es decir playas y recodos turísticos, hay muchas cosas que descubrir de esta fantástica isla. Hacerlo a finales de Otoño quizá sea muy recomendable si el tiempo lo permite, aunque las horas de sol son menores y hay bellos paisajes que puedes perderte si no madrugas.

Los vinos de Mallorca eran y siguen siendo una de las asignaturas pendientes de mis visitas a las diferentes zonas vitivinícolas españolas, por fortuna pude visitar una pequeña bodega en el corazón de la isla, a pies de la Serra de Tramuntana, además situada en Binissalem, sede del consejo regulador del mismo nombre.


Elegí Vins Nadal porque me pareció accesible y además fué una visita personalizada, cosa que he de agradecer, aparte Elena Rivas me atendió fabulosamente, no tuve mucho tiempo, pero el suficiente para conocer este proyecto que data de 1932. Situado en el casco urbano de Binissalem se accede a la bodega por una gran puerta que deja al descubierto una gran nave dentro de uno de las casas de la ciudad, ciudad que tiene un entorno urbanístico muy homogéneo y la bodega podría confundirse con una vivienda.

 Una vez dentro se ven los depósitos de acero inoxidable y menos a la vista depósitos de hormigón, donde me comentan que los vinos reposan antes del embotellado para que, de alguna manera, se vayan afinando y tomando forma. El resto de la nave tiene tiene el espacio para trabajar, barricas, algunos muebles, etc... El mejor lugar está en la cava donde se crian y almacenan los vinos, unos antiguos depósitos subterráneos que permanecen a temperatura y humedad costante y que son perfectos para que los vinos duerman en sus barricas y como botellero. Pero ahí no termina todo, en la parte superior hay un espacio para catar, con una mesa grande, decorado para sentirte agusto y tanto en verano como en invierno un fantástico lugar que envidio.


Hablando un poco de la familia Nadal, actualmente la tercera y cuarta generación de la familia son los que dan vida a este proyecto vitivinícola. Con 8 ha. de viñedo en el término de Biniali y algunas cosechas de cepas viejas que incluso van a lo más profundo de la Serra de Tramuntana, esta bodega elabora unas 90.000 botellas de diferentes tipos de vino bajo las marcas Albaflor y 110. Blancos con las variedades Prensal (autóctona), Parellada, Muscat y Chardonnay y tintas con Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah y la más sorprendente Mantonegro, oriunda de la isla.

Trabajan en un 80% para el mercado local, elaboran vinos blancos, rosados y tintos con diferentes crianzas y porcentajes de variedades. Diferentes tonelerías para afinar los vinos destinados a criazas y como estrella de estas crianzas y también de un rosado muy gastronómico la variedad MantoNegro.

Por falta de tiempo no pude catar más que un par de vinos, la verdad que volvería a disfrutar de el espacio y los vinos, pero voy a intentar describir mi sensación con estos dos vinos. el primero Rosat 110, un vino rosado 100% Mantonegro, macerado con su piel 24 horas, fermentado con su propia levadura, sin tapujos con el color, un rosa frambuesa bonito, muy aromático, notas sutiles de inicio de pasificación de la uva, fresco, buena estructura, un vino rosado muy gastronómico. Muy buena impresión para empezar a conocer la uva auóctona y la bodega en si.


Albaflor Crianza 2015 también es un buen ejemplo de degustar un vino elegante. 50% Mantonegro y el resto Merlot y Cabernet sauvignon, se afina el barricas de roble americano, que le confieren una buena estructura, un tanino notable y una boca muy envolvente. Este vino hace una segunda crianza en los depósitos de cemento antes de ser embotellado, y luego se afina en botella. Se nota que es un vino maduro, muy mineral, con notas pasificadas acompañadas de ahumados. El postgusto es largo pero se nota una buena acidez y el tanino está presente pero no molesta, muy gastronómico también, perfecto para un típico plato mallorquín como una lechona o unos Fideus de Vermar que en Binissalem se elaboran en tiempo de vendimia.


La verdad es que no dio para más debido a mi escaso tiempo y prometo volver pronto y seguir disfrutando de un lugar que me ha sorprendido por sus vinos y sobre todo por sus gentes.

domingo, 17 de diciembre de 2017

Tres de cada cuatro turistas españoles realiza viajes para disfrutar de la gastronomía

El turismo gastronómico no sólo es capaz de atraer a turistas de calidad, con una mayor disposición al gasto y más respetuosos con la cultura local, sino que también se ha convertido en un importante factor de competitividad de los destinos turísticos, desempeñando un papel decisivo en su imagen y posicionamiento. Así lo revela el II Estudio de la Demanda de Turismo Gastronómico elaborado por la consultora especializada DINAMIZA con la colaboración de la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid y el grupo González Byass.

Se trata del único estudio actualizado que analiza la influencia de la gastronomía en los viajes de la demanda turística nacional, estudio que nos descubre cuestiones importantes relacionadas con las motivaciones y el comportamiento gastronómico de los visitantes de un destino. Además, el estudio identifica y caracteriza distintos perfiles de turista gastronómico, ofreciendo datos de gran utilidad para trabajar en el desarrollo de estrategias y productos turísticos en torno a los recursos gastronómicos, que cobran cada vez más importancia en la toma de decisiones del viajero.

Los objetivos principales de este estudio, -en el que también han colaborado la Dirección General de Turismo de Extremadura, el Clúster de Turismo de Galicia, Basquetour - Agencia Vasca de Turismo, el Consorcio Patronato de Turismo de León y la Asociación Española de Enoturismo y Turismo Gastronómico, han sido conocer las características de la demanda de turismo gastronómico en España y definir la imagen y el posicionamiento de los diferentes destinos gastronómicos nacionales.

Según revela el informe, un 76,2% de los españoles ha realizado algún viaje o escapada con la intención de disfrutar de la gastronomía en los últimos dos años. El 62,4% de estos turistas afirma que la gastronomía influye en gran medida en la elección del destino, pero no es el único motivo por el que suele viajar ya que normalmente combinan este tipo de viajes con otras actividades, entre las que destacan las de componente cultural: el 77,5% combina sus viajes y escapadas gastronómicas con visitas a pueblos y ciudades, y el 68,6% con visitas a recursos culturales. A pesar de que la mayoría de los españoles prefieren combinar diferentes experiencias durante sus viajes, existe un segmento de la demanda al que podríamos denominar turista gastronómico “puro”, ya que la gastronomía se convierte en el motivo principal de sus desplazamientos y llega a condicionar el destino que visita. Dicho segmento representa hoy en día en torno al 28,7% de la demanda total.


Excursionismo gastronómico

El estudio también confirma una de las cuestiones que ya se intuían entre los profesionales del sector, y es la importancia del excursionismo dentro de la demanda de turismo gastronómico. El 42,6% de los desplazamientos que se realizan a destinos nacionales cercanos (menos de 200 km) con la intención de disfrutar de la gastronomía son viajes en el día sin pernoctación en el destino, en los que el visitante se desplaza para disfrutar de una comida en un restaurante, ir de tapas o visitar una bodega. También es importante el porcentaje de personas que realizan escapadas de uno o dos días (46,5%) a destinos nacionales cercanos, poniendo de manifiesto el carácter escapista del turismo gastronómico.

Los viajes a destinos cercanos son también los que se realizan con mayor frecuencia: un 38,5% los realiza de forma mensual y un 37,25% lo hace una vez por temporada o estación, mientras que un 10,7% afirma realizar este tipo de escapadas gastronómicas semanalmente. Los desplazamientos más largos (nacionales larga distancia e internacionales) se suelen realizar una vez al año, excepto los viajes a destinos nacionales de media distancia, que son visitados por los viajeros gastronómicos al menos una vez por temporada.

Los perfiles de turista gastronómico

El estudio ha identificado y caracterizado ocho perfiles de turista gastronómico en función de sus hábitos y preferencias. En todos los perfiles, la oferta gastronómica ejerce una influencia importante a la hora de planificar el viaje, pero existen también diferencias que determinan la elección de un determinado destino, dónde prefieren alojarse, en qué tipo de establecimientos les gusta comer o qué actividades gastronómicas buscan para complementar su viaje.

Dentro de la demanda de turismo gastronómico en España encontramos perfiles con un alto grado de influencia de la gastronomía en sus viajes, como pueden ser el turista gourmet (también conocido como comidista, experto en gastronomía y vinos) o el foodie (aficionado a la gastronomía en todas sus vertientes), personas para las que la gastronomía juega un papel fundamental llegando incluso a condicionar el destino que visitan. También encontramos otros perfiles con intereses específicos, como el turista responsable -quiere conocer el proceso de elaboración de los productos y le preocupa el impacto que pueda provocar en el territorio que visita-, el turista cocinilla -siempre en busca de nuevos productos y elaboraciones, le encanta cocinar y aprender nuevas técnicas culinarias-, el winelover -también conocido como entusiasta del vino-, al que le gusta conocer el origen y acercarse a las zonas productoras, o el gourmand (el tragaldabas de toda la vida), aquel que disfruta comiendo y entiende la gastronomía como un elemento de ocio y disfrute.

Otros perfiles de turista para los que la gastronomía juega un papel fundamental durante sus viajes a pesar de no ser perfiles exclusivamente gastronómicos son el turista sibarita -persona que lleva un estilo de vida exclusivo y refinado en el que la gastronomía ocupa un lugar clave como elemento de distinción-, y el cosmopolita -urbanita, que concibe la gastronomía como un elemento indispensable del patrimonio cultural del destino que visitan-.

 

Sobre el gasto y hábitos de consumo

Los turistas gastronómicos suelen elegir en su mayoría restaurantes tradicionales (88,9%) en los que pueden degustar platos tradicionales, productos típicos y vinos locales. En menor medida, aunque en un porcentaje muy importante (52,2%), se deciden por los gastrobares, establecimientos en los que el turista puede disfrutar de alta cocina en pequeños formatos.

En cuanto al gasto, el turista gastronómico está dispuesto a gastar por persona 51,85€ en un menú degustación, 40,79€ en una comida a la carta y 22,21€ en ir de tapas. En otros conceptos, como la compra de productos locales y vinos, la disposición al gasto alcanza los 41,28€, mientras que en la visita de industrias alimentarias la cantidad varía desde los 16,99€ en visitar bodegas, hasta los 10,22€ en otro tipo de industrias.

En general, suelen realizar una mayor variedad de actividades relacionadas con la gastronomía que el resto de los turistas, lo que propicia un mayor gasto en el destino. Sus actividades gastronómicas favoritas son comer en restaurantes (82,8%) e ir de tapas (69,3%). El sector de la restauración y la hostelería se convierte, por tanto, en el escaparate gastronómico del territorio, por ser éste el principal espacio en el que entran en contacto el visitante y el patrimonio gastronómico de un lugar. Los turistas gastronómicos también aprovechan estos viajes para comprar productos locales (62,9%), visitar mercados gastronómicos (59,0%) y realizar actividades enoturísticas, tales como visitar bodegas (49,1%) y comprar vinos (41,5%).


Los destinos gastronómicos preferidos

Entre los destinos gastronómicos favoritos de los españoles aparecen regiones o ciudades que ya han apostado por la gastronomía como línea estratégica clave dentro de su modelo turístico y por la creación de productos turísticos basados en la autenticidad de su patrimonio gastronómico. A nivel autonómico aparecen, por este orden, Andalucía, Galicia, País Vasco y Asturias como las comunidades autónomas preferidas por los españoles a la hora de realizar viajes o escapadas gastronómicas. En relación a las ciudades y municipios favoritos del turista gastronómico, destacan San Sebastián, Madrid, Barcelona, Bilbao y Logroño, conformando el ranking de los 5 destinos gastronómicos preferentes, aunque también cabe mencionar el alto número de menciones que han recibido algunos municipios o comarcas como Gijón, O Grove, o El Bierzo, que más allá de las grandes capitales de provincia, se están convirtiendo en auténticas mecas de la gastronomía. El listado completo de destinos gastronómicos se puede encontrar en el informe global del estudio.


Fuentes de información

Otro dato importante que ofrece el se refiere a las fuentes de información a las que recurre el gastro-turista o turista gastronómico a la hora de planificar un viaje. En este sentido, los canales preferidos para consultar información acerca de la oferta gastronómica del destino son las webs de opiniones, las páginas webs oficiales de los propios destinos y las recomendaciones de amigos y familiares. A pesar de la importancia creciente de los denominados influencers -chefs, cocineros, bloggers y personajes populares-, se confirma la importancia de las recomendaciones del entorno más próximo -familiares y amigos-, a la hora de recabar información para explorar nuevos destinos gastronómicos.

El estudio pone también de manifiesto que, a la hora de elegir el destino de sus viajes o escapadas gastronómicas, la mayor parte de los turistas gastronómicos tiene en cuenta la existencia en el destino de una gastronomía con identidad propia (48,4%) y valora el producto local y la autenticidad del territorio. En este sentido, cabe señalar que existe en España un importante margen de mejora en los destinos turísticos que sean capaces de crear y ofrecer al turista un relato auténtico basado en sus recursos gastronómicos o en su territorio.


Joan C. Martín gana con PASIÓN POR EL VINO el Premio Gourmand 2018

RECONOCIDO COMO  mejor libro de educación vinícola en lengua española y será finalista al mejor libro del mundo en esa categoría

Según un comunicado remitido al autor por el presidente y fundador de los Gourmand International, Edouard Cointreau, desde Yantai, la capital china del vino, el libro Pasión por el vino ha ganado el premio al mejor libro de educación vinícola en lengua española, lo que lo califica como finalista para el premio al mejor libro del mundo, cuyo jurado se reunirá dentro de unos meses.

Los Premios Gourmand están considerados como los premios Nobel del mundo de los libros de gastronomía y vino. Su prestigio es mundial y se debe a la independencia con la que trabajan los miembros de los diversos jurados nacionales. Entre los ganadores españoles se encuentran los libros de El Bulli y de la dinastía Vivanco y su museo en La Rioja. También lo ganó el Atlas Mundial del vino de Jancys Robinson.


Se da la circunstancia de que fue la propia organización de los premios la que pidió al autor que presentara su libro Pasión por el vino a concurso.

Joan C. Martín ya había obtenido en 2009 este premio en la categoría de mejor libro en lengua catalana sobre el mundo del vino por su obra Els vins de l’arc mediterrani, d’Alacant a Montpellier. Enólogo, director de bodegas multinacionales y familiares, escribe sobre vinos desde hace muchísimos años y ha publicado numerosos libros de investigación histórico-vinícola. Desde la edición Los supervinos 2015, es el autor de la guía de vinos más premiada y vendida en España, que gracias a su trabajo saltó al liderazgo, no solo del nicho de las guías de vinos de precio bajo, sino del conjunto de guías de vino españolas.

Para Lince Ediciones, este es el segundo premio Gourmand, ya que en 2010 su guía de vinos de supermercado Los Supervinos fue seleccionada como la mejor guía de vinos de España, y luego quedó en el tercera puesto entre las mejores guías de vinos del mundo.

La ceremonia de entrega de la nueva edición de los premios Gourmand mundiales se celebrará en Yantai el 26 de mayo de 2018.

IX Edición de los premios MAGNUM

El pasado 30 de Noviembre tuvo lugar en las instalaciones de la Escuela Española de Cata de Madrid la sesión de catas finales de los IX Premios MAGNUM. Bajo la presidencia de Dª. María Isabel Mijares y la supervisión de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que en esta edición formalizó su reconocimiento y patrocinio al Concurso, un experto jurado cató 71 muestras de vinos embotellados en formato doble, concediendo un total de 21 medallas, siendo 2 de ellas Gran Oro, y las restantes de Oro. Unos magníficos resultados que ponen de relieve la gran calidad de los vinos en formato Magnum, así como el interés de las bodegas por mostrar y ver reconocidos los valores de sus grandes vinos en tamaño y calidad. No obstante, en esta ocasión se recibieron muestras procedentes de países como Italia, Argentina, Francia, Portugal o Chile, mostrando así la apuesta de los Premios Magnum por la internacionalización del formato y su reconocimiento.
 

Premios Magnum


Los grandes destacados de esta edición han sido el vino blanco Katherine Sierra, elaborado por Toni Martín Bodegas y Viñedos bajo la D.O. Rueda, y el tinto con crianza de hasta 12 meses Santo Merlot, de la bodega Heredad de Urueña. Ambos fueron muy apreciados y reconocidos por el jurado del concurso, que los galardonó sin lugar a dudas con sendas medallas Gran Oro. Una importante distinción que recompensa estas bodegas por todo el esfuerzo depositado en sus vinos de gran formato.

Ambas bodegas han mostrado su saber hacer en otras categorías, donde también han sido galardonadas. Así, el tinto con crianza de hasta 12 meses Tóser, de Toni Martín Bodegas y Viñedos y perteneciente a la D.O. Ribera del Duero, ha recibido una medalla de Oro, y los tintos Exuberantya Cabernet y Forum de Heredad de Urueña han sido reconocidos con sendas medallas de Oro en las categorías de tintos con crianza de hasta 12 meses y tintos con crianza de más de 12 meses respectivamente.

 

Premios Magnum


El formato Magnum, dado su volumen, es el más indicado para celebraciones y festejos. Esta característica encaja a la perfección con los vinos espumosos, generalmente asociados a los brindis realizados en ceremonias y conmemoraciones. Este hecho se pone de manifiesto en el amplio número de participantes dentro de esta categoría, en la que destacaron los cavas Agustí Torrelló Brut Nature Gran Reserva de Agustí Torrelló, Brillant de Cava Berdié, y Jaume Serra Brut Nature de Bodegas Jaume Serra, distinguidos todos ellos con medallas de Oro.

 

Premios Magnum


En la categoría de vinos blancos, es destacable el buen nivel mostrado por los vinos gallegos, con hasta cuatro representantes de Denominaciones de Origen de la región en el medallero final. Así, los Mara Martín y Terras do Cigarrón elaborados por Bodegas Martín Códax en la D.O. Monterrei, y los Pazo Pegullal de Pazo Pegullal y D. Pedro de Soutomaior de Viñas e Adegas Galegas procedentes de la D.O. Rías Baixas, fueron reconocidos con medalla de Oro. Completan el medallero de la categoría con sendas medallas de Oro el txakolí Itsasmendi 7 MG de Bodegas Itsasmendi, el Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias de Bodegas Cuatro Rayas, y el Caserío de Dueñas de Grupo Bodegas Palacio 1984.

 

Premios Magnum


Más repartido resultó el medallero en la categoría de tintos con crianza de hasta 12 meses, con representantes de Denominaciones de Origen tan dispares como Ribera del Duero, Aragón, Bullas o Utiel-Requena. Así, los galardonados en esta categoría, todos ellos reconocidos con medalla de Oro, fueron La Planta de Arzuaga Navarro, Fagus de Bodegas Aragonesas, Begastri Crianza de Bodegas Carreño, y Murviedro Cepas Viejas Bobal 2014 de Bodegas Murviedro.

 

Premios Magnum


Por último, en la categoría de tintos con crianza de más de 12 meses en barrica, los vinos procedentes de Castilla y León mostraron todo su poderío. Así, además de la ya mencionada medalla para Forum de Heredad de Urueña, fueron galardonados igualmente con medalla de Oro el Viña Arnaiz de Viña Arnaiz y el Museum de Finca Museum.

 

Premios Magnum


La edición 2017 de los Premios Magnum concluye con un relevante aumento en la calidad y cantidad de las muestras participantes, tal como queda reflejado en el medallero de las catas. El jurado, compuesto en exclusiva por profesionales del sector con un amplio reconocimiento y trayectoria, realizó una ardua tarea para premiar a los más destacados de los vinos embotellados en este formato. Los ganadores podrán lucir a partir de ahora el distintivo que reconoce sus vinos como grandes tanto por fuera como por dentro.

 

Premios Magnum


Además, gracias al mecenazgo de la OIV, los resultados del Concurso alcanzarán a un público aún más amplio y especializado, lo que repercutirá en un mayor beneficio a largo plazo para las bodegas premiadas. Cabe señalar que este Organismo sólo reconoce y patrocina a los mejores Concursos de Vino del mundo, siendo los Premios Magnum los terceros distinguidos con este reconocimiento entre los celebrados en nuestro país. De esta forma, este patrocinio reconoce el prestigio y gran nivel alcanzado por el Concurso, siendo el único en el mundo que pone en valor los vinos embotellados en este formato tan peculiar, contribuyendo además a su difusión y comunicación mediante los medios a su alcance.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Vicente Gandía hace entrega de los premios del Reto Sandara

La sala “Big Bang” el espacio de innovación de Bodegas Vicente Gandía sirvió de escenario para el acto de entrega de los premios en metálico de la campaña Reto Sandara en la que se retaba a los consumidores a reutilizar las botellas de Sandara de forma distinta con el fin de hacer un concurso para premiar las propuestas más originales y creativas. Para ello la bodega nombró a un prestigioso jurado compuesto por varias personalidades y empresas vinculadas con el mundo de las Bellas Artes, la moda y la decoración como Paco Roca, Chele Esteve, Kenay Home, Maite Sebastià y una selección de YouTubers relacionados con el mundo de la decoración.

La campaña tuvo lugar de junio a septiembre del presente año a lo largo del territorio nacional y ha supuesto para la marca Sandara un gran impulso para su posicionamiento debido al elevado índice de participación y al carácter de responsabilidad social corporativa de esta propuesta de comunicación que pone en valor aspectos tan importantes como el reciclaje.
 

Sandara, la gama de espumosos bajos en alcohol de Vicente Gandía se ha convertido en una referencia dentro del sector vinícola y ha creado una categoría propia, algo muy difícil de conseguir para cualquier marca. Su carácter fresco y delicado hace que el consumidor pida estos vinos por su nombre. El diseño de la botella de Sandara es cada vez más popular y esto ha servido de inspiración a bodegas Vicente Gandía para llevar a cabo el Reto Sandara.