miércoles, 30 de agosto de 2017

Vendimiando en la bodega Las Tirajanas

A principios del mes de Agosto y durante mi período vacacional, alejado del día a día en la información vitivinícola peninsular, eventos y catas, tuve la oportunidad de hacer una de las vendimias más tempranas del hemisferio norte. Efectivamente no estaba en la península, me situaba en el sur de Gran Canaria, concretamente en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, situado en el sur de la isla.

Por casualidad me enteré de que se celebraba un evento y dado que desconocía la producción local, no así de las islas vecinas de Tenerife y Lanzarote, me aventuré a contactar con la bodega con la finalidad de informarme y participar en la misma.


Contacté con Eva que era una de las organizadoras y no tuve problema en participar de la vendimia y de paso conocer unas de las Bodegas de la isla, en este caso la SAT Las Tirajanas, en la cual unos 16 socios aportan las uvas desde diferentes parcelas de la isla que llegan a la bodega donde el equipo capitaneado por su enólogo Uwe y dirigidos por Ana Nanclares, se elaboran hasta 8 tipos de vino diferentes, siendo las variedades blancas las que más vinos acaparan.
 
Las variedades que esta SAT maneja son diversas, así Marmajuelo, Verdello, Verijadiego, Malvasía volcánica, Albillo y Listán Blanca provienen de la zona sur de la isla, parcelas que comparten paisajes, situadas en los barrancos entre la Caldera de Tirajana y Fataga, con otros cultivos como olivos, albaricoques y palmeras con suelos basálticos, difíciles de trabajar, con mucha dureza y donde los vinos tienen marcadas y diferentes caractrísticas que los hace únicos. La zona de medianías, más hacia el centro y norte de la isla, la variedades tintas como Listán Negro (mayormente), Vijariego negro, Castellana, Baboso negro y Tintilla cultivadas en suelos de picón o lapilis volcánicos muy sueltos, a veces con fondos de suelos arcillosos que retienen el agua y aportan los nutrientes necesarios.



La experiencia de vendimiar en la finca de San Bartolomé de Tirajana es única, primero por los paisajes tan diferentes a los que uno puede encontrar en las llanuras de la península o del vecino país Francia, los tipos de suelo, la ubicación de las fincas y sobre todo la pertinaz sequía que sufren desde hace un lustro en el sur de la isla.

La gerente de la bodega Ana Nanclares fué mi anfitriona, me fué explicando las ubicaciones, los tipos de suelo, las variedades, como se organizaba la vendimia en los distintos puntos de la isla, recorrí con ella los escasos kilómetros entre la bodega y la finca por estrechos y pedregosos caminos, en la propia Caldera de Tirajana, con espectaculares barrancos, suelos desérticos, hasta llegar a las fincas con las parcelas de uva. Parcelas con variedades blancas como la Marmajuelo (que fue la que vendimiamos), Verdello y Malvasía volcánica, la vendimia ya estaba en marcha, ya que se empieza a las 3 de la mañana, de noche, vendimia manual, en cajas de 15 kilos que luego se transportan a la bodega.


El grupo de vendimiadores por un día que nos juntamos allí provenían de diferentes zonas de la isla y tras una breve explicación de Felipe, el encargado de la finca, hicimos una rápida vendimia con el fin de que el sol no nos hiciera mella, pues el calor también impide que la uva llegue lo más fresca posible a la bodega.

Tras recoger unos 400 kilos, aproximadamente, nos deleitaron con un almuerzo típico de productos de la isla como el pan de puño, queso artesano, frutos secos y aceite de la zona, todo ello regado con el único vino de la cosecha pasada que (fue de un 20% de la cantidad habitual) en este caso era el Vino Dulce Blanco.



Posteriormente nos trasladamos a la bodega donde se descargó la uva a una mesa de selección, es uno de los controles de calidad fundamental para elaborar los vinos en las mejores condiciones, así se selecciona solo aquellos racimos sanos y limpios de enfermedades o granos rotos, que luego pasarán al depósito, previo despalillado, para reposar a temperatura baja para poder hacer así una criomaceración y extraer mayor potencial aromático, cuando el enólogo lo considera se prensa y pasa ya directamente a los depósitos de fermentación controlada, donde terminará el proceso y se obtendrá el vino de la variedad que se haya vendimiado.

La bodega es bastante grande, tiene muchos depósitos pequeños para que las diferentes variedades fermenten por separado y ya posteriormente hacer los ensamblajes de las diferentes variedades o el paso a barrica de los que formen parte de dicha crianza. También diponen de su sala de embotellado y almacén de producto terminado. La capacidad actualmente de producción es de unas 90.000 botellas, siendo una de las bodegas más grandes de la isla.



Tras realizar los trabajos de entrada de la uva en bodega y selección tocaba catar otros vinos de la bodega, así que aparte del dulce que ya habíamos conocido, catamos un rosado de Listan Negro, variedad que en algunas zonas de la isla no llega a producir una piel oscura, pero que para este rosado es ideal, es fresco y con una buena nariz así como de una agradable gustosidad.

El tinto barrica también es un vino muy diferente, la carnosidad y la elegancia de la barrica, hacen que este coupage de uvas integre la frescura y la fruta con notas especiadas, un buen remate para degustar algunos de los productos gourmet de la zona como son sus quesos, el pan artesano con el aceite de oliva y unas aceitunas con un mojo que las hacen muy gustosas.


Por supuesto, y ya que el blanco seco no está disponible, terminamos con una copa del Dulce que ya habíamos catado durante el desayuno.

Una experiencia muy diferente de la que me tienen acostumbrados en otras bodegas del continente, ya que, no solo los paisajes y las variedades son totalmente diferentes, sino que los propios vinos tienen caractrísticas únicas asociadas a un territorio de ultramar de origen volcánico y que incluso es muy diferente de las islas vecinas. Espero poder disfrutar de los vinos de la nueva cosecha en breve, sobre todo los blancos, me encantaría conocer esa mineralidad, salinidad y la envolvente fruta que de estas variedades se puedan obtener.

martes, 22 de agosto de 2017

Pasión por el vino

Si, ya se que el vino me apasiona, es un hecho que desde hace unos cuantos años he invertido mi tiempo de ocio en aprender sobre el vino y todo el mundo que lo rodea, pero quizá me he centrado en lo cercano, tanto en el tiempo como en el espacio, dedicando menos tiempo a mirar atrás o a conocer qué hay más allá de los territorios que visito a menudo (Utiel-Requena, Valencia, Priorat, Jumilla, La Mancha, Rioja, Canarias, Jerez...)

Para ello es necesario invertir horas en investigación conociendo el vino a través de la historia, cómo surgió, qué culturas se desarrollaron en torno al vino, por qué ciertas zonas han marcado un antes y un después en la corta vida del vino moderno, los nuevos territorios del vino, las variedades ancestrales, los santuarios del vino (Jerez, Oporto, Champagne, Burdeos...), vinos históricos (Madeira, Fondillón, Tokaj...), en fin que podría dedicar muchos años de investigación, que nunca serían suficientes, para conocer los más de 2.500 años de esta cultura que ha acompañado a parte de la civilización humana.

Si algo tenía claro hasta hace un par de meses, es que no sabía por dónde empezar pero a través de una nota de prensa de la editorial Lince descubrí que Joan C. Martín, enólogo y escritor reconocido, por sus libros e investigaciones sobre la cultura del vino en el arco mediterráneo entre otros y autor de la Guía de los Supervinos, estaba detrás del libro Pasión por el Vino de la colección Hedonismos de esta editora.



Rápidamente me puse en contacto con la editora, que me facilitó un ejemplar que, leído con la misma pasión que su autor la ha escrito, condensa en unas pocas páginas parte de esa cultura ancestral de las civilizaciones que pusieron en valor esta bebida de uva fermentada, instrumentos, variedades, suelos, técnicas, transporte... junto con una clasificación de zonas o terroirs, variedades, historia, e incluso notas de cata de vinos tan complejos como difíciles de encontrar en nuestro entorno habitua. Han despertado en mí una pasión mucho más profunda que la que hasta ahora tenía.

Por supuesto que recomiendo su lectura a los apasionados del vino, está condensado, lo que a veces te hace perderte en la densa lectura de las historias más antiguas, pero es una referencia para investigar aquellos hombres de las civilizaciones más antiguas que descubrieron que el fruto de la vid no sólo daba bayas comestibles durante una vez al año, sino que su zumo era capaz de transformarse en una bebida especial para ritos, celebraciones e incluso encontrar un momento celestial en el que poder hablar con su dios o seres místicos.

En los capítulos dedicados a los terroirs o zonas del mundo donde se produce vino, hay una introducción histórica a los mismos, ya que la vid vitis vinífera no se daba en todos los lugares donde existía una civilización, conquistas militares o religiosas trajeron consigo el cultivo de la vid para producir vino para los conquistadores. Es curioso como algunos vinos se han mitificado en ciertas zonas por darse unas condiciones especiales para ciertas variedades, los tipos de clima, los suelos e incluso porque no se elaboran en otra parte del mundo, así pues vinos como el Champagne, el Jerez o los Madeira, son un ejemplo de este tipo de vinos que no pueden ser imitados en otros lugares del mundo.

Podría extenderme en explicar como se organizan los vinos en California, cómo y por qué surgió el Médoc en Burdeos, las caractrísticas de los vinos sudafricanos o porqué en suelos volcánicos se producen vinos tan diferentes, que sin apenas sustrato, las viñas sobreviven en condiciones extremas produciendo uvas sólamente con el aporte de humedas de los vientos que acarician sus sarmientos.

Mi recomendación es que lo busquéis, Pasión por el Vino de Joan. C. Martín de Lince ediciones, tiene un precio recomendado de 26€ y estoy convencido de que a través de esta publicación veréis el mundo del vino de manera diferente e incluso os picará el gusanillo para conocer aquello que no tenemos próximo, pero que se cuenta con tal pasión en sus capítulos que os hace desearlo de manera inmediata.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Perinet Winery, el renacer del vino de Terroir

Tras años de abandono total de la bodega y finca Mas Perinet en el límite de las DOQ Priorat y DO Montsant, y tras un triste deterioro de algunas fincas, visible desde la carretera que une las localidades de Cornudella del Montsant y Poboleda, un grupo de inversores internacionales decidieron recuperar una de las bodegas más emblemáticas de la comarca tarraconense de El Priorat.
  

Esta inversión no es un capricho de sus nuevos dueños, es también una apuesta por recuperar aquello que ha hecho el hombre con el paisaje para producir vino, pues las fincas, necesitaban que manos expertas trabajaran todo aquel proyecto que se quedó abandonado, el viñedo había que recuperarse, habían más de 15 Ha. de viñedo plantado desde el año 2000, incluso con conducción de agua para riego de emergencia, variedades autóctonas como la Samsó y la Garnacha, y otras como la Syrah, el Cabernet Sauvignon y la Merlot. Laderas o 'costers' de suelos de pizarra 'Licorella', diferentes orientaciones y un trabajo que no podía perderse.

La bodega de la finca, situada en el término de la Morera del Monsant, a escasos km de Poboleda, es una de las más modernas de la comarca, construida a tres alturas para aprovechar el desnivel del terreno, con mesa de selección, depósitos de acero inoxidable impecables a la altura de una persona para poder trabajar con comodidad, grua puente para transportar las uvas a cada depósito directamente, equipos de frío automático, laboratorio completo que dispone incluso de un espectrógrafo y una sala de barricas con columnas al más puro estilo aruitectónico de Gaudí.

 
Todos estos medios y recursos no eran suficientes sin manos expertas, así pues el equipo que trabaja actualmente tiene un bonito reto en sus manos. Toni Sánchez es el 'winemaker' de la bodega, una persona que, en sus dos años al frente de este proyecto, ya ha sabido entender y descifrar algunas de las incógnitas del Terroir, las diferentes fincas, orientaciones, suelos y tipos de viña le van dando las pistas para elaborar toda una nueva gama de vinos.

Aprovechando el fin de semana del puente de Mayo, la bodega hace unas jornadas de puertas abiertas con un evento denominado VIDART, este pretende aunar música, arte, comida y vino en un entorno tan espectacular como son las instalaciones de la bodega. Además de visitar las diferentes zonas de la bodega, tener música en directo y algo para comer, este año se ha contado con un concierto de música con un grupo que recupera cancioneros populares del siglo XVI y XVII con instrumentos mediterraneos y música vocal, también estuvieron presentes otras bodegas de la comarca, con lo que la fusión de varios tipos de actividades amenizan un evento destinado a conocer de primera mano el alma de esta comarca en torno a sus vinos.


Por supuesto la visita al propio Celler es obligatoria, sobre todo si vas acompañado de manos expertas como las de Toni Sánchez y con el maestro de ceremonias Blai Mesa, que nos contaron como están viviendo este proyecto tan interesante.

Por supuesto hubo cata, directamente de barrica, por ejemplo dos garnachas muy diferentes, porque están en distintas orientaciones, con carácter pero con PH muy bajos que les infunden frescura e incluso como apuntó uno de los que nos acompañaba, Jordi Solé de Vila Viniteca, que era un vino eléctrico. También catamos dos Syrah haciendo la maloláctica de diferentes barricas, dos Cabernets e incluso una Cariñena por error, pero que nos dió buenas vibraciones.



Arriba, el hall de la bodega, la parte más lúdica de VIDART estaba en marcha, así que decidimos probar las primeras elaboraciones de Perinet Winery, empezamos por los Clos María Blanco, vino con DO Montsant con un ensamblaje de Garnacha Blanca (70%) y Moscatel, tras su elaboración en depositos de acero inoxidable u breve paso por barrica con battonage, que da un vino fresco, mineral acompañado de dulces y ligeros tostados. El Clos María Tinto, tambien de la misma DO, es un vino de Garnacha (50%), merlot (40%) y Cabernet Sauvignon, elaborada cada variedad por separado, es una mezcla de vino que ha reposado la mitad en barricas de roble francés y la otra mitad en depósito de acero inoxidable. El vino es maduro con notas balsámicas y especiado, en boca tiene cuerpo y estructura y su retronasal recuerda mucho a higos maduros mezclado con especias y notas de la crianza.

Respecto a los vinos calificados como DOQ Priorat pude catar un vino más jóven como el Perinet Blend 2015, un vino mezcla de variedades donde la Cabernet, Merlot y Syrah son las predominantes, sin paso por barrica, pero con unas sensaciones de frescura y madurez juntas, perfecta fusión de variedades con carácter y suelos minerales, que le confieren el carácter de 'terroir' de la comarca.

Perinet 2014 y 2015, dos vinos de crianza, con maduraciones de entre 12 y 18 meses, usando casi todas las variedades de las distintas fincas, también nos dieron buenas sensaciones, están en un proceso de afinamiento en botella, sobre todo el más jóven, pero su estructura, notas de fruta madura, mineralidad y complejos aromas prometen buena longevidad y evolución.

También pudimos degustar un Blanc de Negres y un Rosado, no recuerdo bien las variedades, pero tenían estructura, cuerpo y también eran toda una novedad.

Al final los cuatro vinos monovarietales que pasaron por la copa tenían la finalidad de que conocieramos la evolución de la Garnacha, la Syrah, la Cabernet Sauvignon y la Cariñena, variedades que las fincas tienen plantadas y que pasan de la frescura y carácter mediterráneo a la madurez y complejidad en boca.

 
Una experiencia grata de la que estaremos espectantes a lo largo de la evolución y las nuevas elaboraciones que podamos probar en diferentes visitas, ya que este proyecto comienza de nuevo y seguir su evolución será una buena manera de entender el Terroir.

lunes, 1 de mayo de 2017

Vinomaniac, una nueva línea de vinos con una imagen fresca y divertida.


La joven empresa valenciana The Spanish Wine Collection se ha unido con unas de las mejores bodegas artesanales de la Comunidad Valenciana para llevar a cabo su proyecto de vinos artesanales. Se creó el personaje de Vinomaniac, un personaje entrañable, obsesionado positivamente con el mundo del vino, que se declina en todas las etiquetas en diferentes contextos de lo más frescos y divertidos, a imagen del vino que lleva dentro.

Con esta imagen desenfadada se buscó hacer más atractivo el consumo de vino, en pleno decaimiento en España desde hace años, sobre todo en esa franja de edad que se decanta por la cerveza. Vinomaniac pretende divulgar de manera informal las bondades del consumo del vino y acercar este mundo desconocido para muchos, que muchas veces no se atreven a consumirlo porque piensan que no saben lo suficiente. Como con todo, a mayor conocimiento, mayor disfrute. Pero hay que derribar de una vez por todas el mito de que hace falta saber de vinos para disfrutarlos o que es para gente mayor. 

Con todo ello, se pensaron los vinos complejos y elegantes y con muy buena relación calidad-precio, fáciles de beber y para que fueran apreciados tanto por gente entendida como por consumidores ocasionales. Los encargados de crear los 3 primeros vinos de Vinomaniac fueron las prestigiosas bodegas Finca San Blas y Pasiego, en la DOP Utiel-Requena, y Finca Collado, en la DOP Alicante. La idea es extender mas adelante este proyecto a otras denominaciones de origen españolas. El proyecto se centra esencialmente en las variedades autóctonas de cada zona (bobal, monastrell…) y las bodegas elegidas en iniciar esta nueva marca de vinos lo fueron por su saber hacer artesanal: bodegas a escala humana, vinos sabrosos mínimamente intervenidos y estrecha relación con el entorno y protección del medioambiente (no por moda, sino por convencimiento de que es lo correcto).

Hay 3 vinos disponibles: Vinomaniac – On the Divan 2014, un vino carnoso, afrutado y muy expresivo elaborado con merlot-bobal-tempranillo y con una crianza de 10 meses en barrica de roble francés. Vinomaniac – In the Moon 2016, un blanco aromático, delicado y sabroso, es un coupage de macabeo y sauvignon blanc. Por último, con un paso en barricas de 14 meses, Vinomaniac – By Night 2014 es sabroso, complejo y elegante, mostrando lo mejor de unas viñas viejas de monastrell.

Vinomaniac estará presente próximamente en Fenavin, la Feria Nacional del Vino, junto con las bodegas arriba mencionadas, en el pabellón Eneo, calle 3, stand 19.

Un libro español en los Top 10 de la Gourmand Book Awards

La Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia de Luis Paadín acaba de ser reconocida como uno de los 10 mejores Libros de Vinos de todo el Mundo a juicio del Jurado Internacional de los Gourmand Book Awards, algo así como los Óscar dentro del mundo de los libros de Cocina, Vinos y Viajes.

La Guía de Luís Paadín es el único libro en español que este año ha recibido este galardón en un palmarés en el que los libros franceses obtienen primacía y que, sin orden de precedencia, ha sido el siguiente


Special Awards Gourmand

France: Entre les Vignes, Guillaume Laroche, Frédéric Henry, Harry Annoni (Reverse)
France: Le Roman du Cinq Majeur, Jean-Claude Bonnaud (Anovi)
France: Cent petites gorgées de vin, Jean-Robert Pitte (Tallandier)
France: Le Cognac en Littérature, Catherine Lucas Chaignaud, Marie-France Guillen (Agate)
Italy: Milano è La Vigna di Leonardo, Luca Maroni (Sens)
Singapore: Sake, Elliott Faber, Hayato Hishinuma (Gatehouse)
Spain: Guía de Vino de Galicia 2017, Luis Paadín (Servino)
Sweden: Kreatif ölbryggning, Peter M. Eronsson, Simon Svensson (Grenadine)
UK: The 24-hour Wine Expert, Jancis Robinson (PRH)
USA: Chianti, Bill Nesto MW, Frances di Savino (University California)


Los premios del vino se entregarán el próximo 27 de mayo en una gala que los Gourmand Book Awards organizan en la ciudad china de Yantai – La Bahía del Vino - está en el centro geométrico del triángulo Beijing-Shanghai - Seúl, sobre la costa del Norte de la península de Shandong, hacia Japón. Durante el evento del 26 al 29 de mayo se organizaran catas de vinos y destilados de Galicia con VIPs y periodistas. 


Los Premios y Ferias mundiales de Gourmand fueron fundados en 1995 por Edouard Cointreau. Cada año, premia a los mejores libros de alimentos y vinos. A estos prestigiosos premios participan más de 205 países y es la única competición internacional del sector.

La Ceremonia es siempre una oportunidad de encontrar a cada persona importante en el mundo de alimento y libros: cientos de editores, autores, chefs, sumilleres y periodistas participan en estos acontecimientos.


Este premio no es solamente un reconocimiento a Luís Paadín y al equipo de Servino que participa en la elaboración de la Guía; es también un reconocimiento a la confianza que mecenas, bodegas y Consellos Reguladores de Galicia vienen depositando desde que en 2012 se propuso acometer este proyecto INDEPENDIENTE, RIGUROSO y AUTOFINANCIADO SIN PUBLICIDAD.


Este premio constituye también un espaldarazo para los VINOS GALLEGOS pues sitúa a las zonas productoras al mismo nivel que las más importantes regiones vitivinícolas del mundo.

miércoles, 22 de marzo de 2017

El Grupo Palacios Vinoteca presenta su vino blanco Nivarius Maturana Blanca.

El Grupo Palacios Vinoteca, en su firme apuesta por los vinos blancos, presenta su segundo vino de la colección de monovarietales de variedades de blanco de Bodegas Nivarius, Nivarius Maturana Blanca.

Nivarius Maturana Blanca es un vino elaborado al 100 % con uva de esta variedad autóctona riojana, la variedad más antigua de la que se tiene conocimiento en Rioja (1622). Su racimo es de tamaño pequeño y con la uva de forma ligeramente elíptica. De color amarillo verdoso, el aroma característico es floral y afrutado. Sus vinos son estructurados, con muy buena acidez, lo que le hace una variedad ideal para hacer grandes blancos de guarda.

Los viñedos para la elaboración de Nivarius Maturana Blanca, proceden de la Finca “El Arca”, en la zona fría y alta de Nalda (La Rioja), a unos 800 metros, en suelos pobres orgánicamente. Estas características son únicas y diferenciadoras para la elaboración del vino blanco de Bodegas Nivarius, ya que se obtienen uvas con gran acidez, frescura y carácter frutal.



Nivarius Maturana Blanca es fermentado y criado sobre sus lías en foudres de roble francés de 3.500 litros, donde permanece durante 9 meses en una crianza que aporta al vino una gran untuosidad, potenciando la mineralidad y redondeando el tanino, característico de esta variedad blanca única de la zona. La colección de monovarietales es una edición muy limitada y sus botellas están numeradas. Nivarius Maturana Blanca 6.749 botellas.

Ficha Técnica

VARIEDAD DE UVA: Maturana Blanca

NOTA DE CATA

Corlo amarillo pajizo con reflejos dorados.

En nariz es complejo, de intensidad alta y marcada por aromas de flores blancas, fruta tropical, notas balsámicas y fondo mineral.

En boca es complejo, fresco, vertical, con buena estructura, con posgusto largo y mineral.

FICHA TÉCNICA

100% Maturana Blanca de la Finca “El Arca”, situada en Nalda a 800 m.s.n.m., sobre suelos arcilloso calcáreos pobres en materia orgánica. Fermentado en foudres de roble francés de Normandía de 3.500 litros. Crianza sobre sus lías finas durante 9 meses con battonages periódicos.

Bacchus de Oro para Valtravieso Crianza 2014

Valtravieso Crianza 2014 ha conseguido una medalla de ORO en los Premios Bacchus, obteniendo una de las más altas puntuaciones por parte de los catadores. El vino es la apuesta de Bodegas y Viñedos Valtravieso por lograr la excelencia en la gama de vinos de crianza de toda la Ribera del Duero.

La bodega de Piñel de Arriba lleva varios años invirtiendo en mejoras continuas en sus fincas, realizando estudios de suelos, optimizando podas, eliminando tratamientos sistémicos y arrancando aquéllas cepas de menor calidad. Todo ello para obtener el máximo potencial del viñedo más alto de la Ribera del Duero, con la mayoría de sus viñedos situados a 920 metros sobre el nivel del mar, y algunas parcelas cercanas a los 1.000 metros de altitud.


Valtravieso, que lleva tiempo siendo un referente en la zona, ha apostado por cambiar la botella del Valtravieso Crianza 2014 a una forma troncocónica, para que tenga más presencia el vino. Además, ha mejorado el cierre, con un corcho de mayor calidad.

Todo ello se une a una cuidada enología, donde la selección de la uva es clave, y tanto las maceraciones como las fermentaciones se hacen a temperatura controlada en pequeños depósitos de 10.000 y 20.000 litros. Una posterior crianza en barrica francesa durante 14 meses aporta el tiempo justo para hacer más grande el vino, dontándole de una elegancia sutil, que acaba por afinarse siempre en botella durante casi un año antes de salir al mercado.